Las poesías del Café Temporada 2019

El olvido en el recuerdo

El Alzheimer,
difícil definición
sobre el lamer del político,
he aquí la cuestión
solo es, acordarse un poquito
¿Enfermedad?
¿discapacidad?
Se acercan las navidades
y todo es bondad
hasta en el retrato
después,
todo queda en el olvido
será que,
¿En el olvido quede el recuerdo?
Extraño todo
cuando llega tal silbido.

Situación devastadora
hasta en lo prohibido
de la familia
¿Cual será la solución?
Piensan
parece ser
que, por un momento
se esfuman los cariños
al padre, a la madre
se han convertido
en un mueble viejo,
que fastidio
exclamación.

Alguien dice ¡Al gobierno!
Y por instinto realzan “no hay dinero”
y la sensatez habla “Hay asociación”
y todos, se ponen mano a la obra
para el buen recreo.

Los gobiernos se inhiben
porque falta presión
de los herederos de los recuerdos.

12/12/2019
Autor: Eufrasio navarro Fernández


Manojo de sueños sin Alzheimer

Cada hora que pasa me sabe a gloria,
me sabe a gloria, me sabe a gloria
por ver tu cara, por ver tu cara
quedándote en mi memoria,
en mi memoria, como el agua clara.

Cada hora que pasa, contigo en casa
con tu mirada y con tu ropa
para que el sueño, a mi me traiga
ese deseo tan grande, de la esperanza
y un puñaito de rosas para tu pelo
de canas blancas, de canas blancas.

Con tu desnudo Alzheimer eres,
el mal del día, el mal de noche
de la memoria con ese toque
convirtiéndome en ser
pasajero del alba, contemplándote.

Navegaré contigo por mares extraños,
pero en mi barca, de velas anchas
recogiendo el aire, recogiendo el aire
y con mis manos, acariciar tu cara.

Diciéndole a los cuatros vientos,
que llevo mi sangre, que llevo mi alma
con mis tormentos.

Cada hora que pasa, me sabe a gloria.

31/10/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


A todas las farmacéuticas

Con un estornudo se empieza
un mal nasal, por muy genio
¿Soy genio me pregunto
o soy pieza?
¿Soy pieza,
o quizás materia del ingenio?

Madre mía, que quisquilloso,
doy un grito a mi alrededor,
¡Qué martilleo en mi cabeza
por mi estado aterrador!

Con la conjuntivitis expuesta
me voy a la farmacia, mal, muy mal
como un conejo con mixomatosis,
me recibe la farmacéutica.

¡Qué alivio, limpia como el cristal!
Con su bata blanca,
resplandeciente de luz
y llena de heroicidad.

Con sonrisa abierta
y en sus manos un remedio
para mi mal..,
¡Ay, señora mía, cuanto sabes!
Tiene usted magia
mi dolor se ha ido a pasear
al verla, con sus labios rojos
y con su taconeo al andar
y con el aire de tus andares,
a mi fiebre, la va a refrescar.

Es la divina farmacia, que todo lo puede
ya me huele a elipsis de hinojos
para curar todo mi mal..,
señora farmacéutica de lindos ojos
es usted, mi duende.

17/10/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


El Alzheimer y sus cuidadoras

Batallón de simpatías
embrionarias del cariño
con amor y versos
interpretando la vida
valedoras de recuerdos.

Vuestras manos acarician
los permisivos olvidos
para hacerlos comprensivos
en unas mentes sin zaguán
o quizás mas bien perdidos.

Cuidadoras, sois, la antesala
posiblemente, de la nueva felicidad,
que con vuestro cariño construyáis,
alas para volar.

Para el Alzheimer, el mejor regalo
por ser ahora, distinto
al cabo de los años.

Pero sepáis, que sois
ángeles de la tierra
en un mundo donde poco hay
de solidaridad
y ahí esta, vuestra fuerza.

Me inclino ante tanta grandeza
y solo puedo daros
este cariño con mis versos
anunciando por la radio
vuestro amor y vuestra entereza.

03/10/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Memoria del pasado

La noche en la estación se hiela.

Apenas pueden las palomas,
que del palomar escapen,
batir sus alas de nieve
sobre la soledad del alma.

Transita el frio por su cuerpo,
y sus huesos de niño taladra.

Juegan los chicos harapientos
a huir de la fratricida guerra,
mientras los soldados
arrojan sus mortíferas piedras.

Atrás quedaron su padre
y mucho miedo
y una madre
¡Ay, una madre muerta!

Interminables raíles Férreos
señalan hacia una vida incierta,
en otra vida, sobre otro suelo,
donde no pasen las ideas
y sea más libre el pensamiento.

Una maleta de cartón y sin sueños
amarrados con cuerdas
sus dibujadas rayas,
porta una estrella y un trozo de cielo
sobre el anden soplan los vientos
y aguarda la esperanza.

El corazón esta hambriento,
la soledad hurga en las yagas,
los ojos entornados y secos,
hay llantos
… Sin lagrimas.

Me miras… Y te observo
no me conoces, padre,
me sonríe tu desconcierto;
vivido esta en la memoria
un pasado lejano, cruento…
En presente, ya no escribes tu historia,
más mi amor tan cotidiano
es firma y la convocatoria
para tu abrazo vivo y cercano.

19/09/2019

Autora: Francisca Sánchez Arjona


Simplemente “MADRE”

Vuelan las golondrinas vuelan
con su oscuro negro y pinta blanca
majestuosas, que en el cielo navegan
igual, que tu alma de escarcha.

Para ti “Josefa Venteo Santofimia”
ahora ya, con la libertad de tu sueño
con espacios libres y con mi rima
elevándote “Josefa”.., hacia ese cielo.

Te has dormido en la claridad del bosque
donde, los sonidos se hacen infinitos
y la luz, tal vez sea, de otra dimensión
exponiendo tus recuerdos tan exquisitos.

“Josefa”, seguro que el viento,
te ha hecho el mejor retrato de la historia
donde tus hijos/as, nietos/as con su sentimiento
harán, del recuerdo tu existencia en su oratoria.

Ya ves “Josefa”, es tú página
y donde estés, verás cosas nuevas
en medio del todo o en medio de la nada
o quizás, en el paraíso de los sueños, que tu elevas.

Hasta siempre querida amiga,
Hasta siempre querida madre,
Hasta siempre estimada conocida,
Hasta siempre en los confines del aire.

22/08/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Imaginar


Quiero pensar que todo era un sueño,
y seguir recordando cómo jugaba de niño,
que olía el chocolate con pan,
la margarita en el campo,
el pastel en el horno,
y mil besos en su juvenil rostro.
Quiero pensar que todo era un sueño,
y seguir despertándome de nuevo,
con todas mis más bellas vivencias,
y recuerdos perpetuos.
Quiero pensar y vivir los días cantando,
como en una nube,
pero si algún día mi mente quiere volar,
no os preocupéis por mí.
Seguiré siendo feliz en mi mundo de ilusión.

Me imaginaré pajarillos arcoíris en el alma,
soles por las ramas,
flores por las calles,
nubes en días grandes.
Me imaginaré un mundo multicolor,
un beso y una canción.


Autora: Carmen Pérez García “Carmine”
30/05/2019


Querida Ana

Fue aquel tiempo que,
se desprendió una gota de cielo
y cayó junto al mar
justo, se deposito en la Rabita
con una palabra.., -amar-.

Costa tropical
redondeada su silueta
la de “Graná”, tu tierra
querida Ana, también andujareña
por la gracia del destino
y fue tal, que con añoranza
y con el tiempo te despedimos.

Bella estampa fue tu portada,
con el reflejo de tus amigos
compañeras de batallas
y tu alma siempre, en altivo.

Y hoy querida Ana
volaste, por otro rumbo
por otro camino con un tiempo en calma
posiblemente en silencio
para no despertar al llanto, ninguno.

Pero que sepas,
que se quedó el recuerdo
en todos tus amigos y,
compañeras con -la metáfora- de fatigas.
Hasta siempre, con el universo.

16/05/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Mi padre me empuja

Hoy mi demencia va en grito
hoy mi rabia va en aumento
al pensar del magnánimo cuidador
con la sufrida cuidadora
con ese trastorno marcándome un hito
de la supervivencia aterradora.

Hoy vuelvo a sentir el abandono
de quienes tienen que asumir mi sacrificio
con mis penurias y, unas lagrimas solo
ahogándome en la sin razón del deber
de unas leyes sin oficio.

He sufrido el latigazo de la demencia
Alzheimer, enfermedad de Lewis
al primar los reales, las pesetas
ahora se llaman euros, todo concuerda
pero mi padre se fue por incoherencias.

Mi pregunta
¿Alzheimer cuestión de estado?
Sigo preguntándome
¿Y, donde está el estado?
Imito a William Shakespeare
y digo.., ser o no ser, he aquí la cuestión,
porque me acuerdo de quienes no tienen
porque me martilleo con las asociaciones
desgarrándose pendientes, de subvenciones.

Hoy como siempre, mi padre me empuja
a tener conciencia, pero no puedo
y no quiero resignarme, a la elocuencia
de los desaires de la demencia en caprichosas pujas
por las acciones de los que pueden y deben
hacer las cosas, más bellas.

02/05/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Vaivén

Movimiento,
un sinfín de preguntas.

No entiendo
un motivo razonable.

La virtud
el deseo de lo estable.

Vaivén
¿Son los sueños gratitud?

Quien sabe
posiblemente lo sepa el viento.

Donde no existe el destino
solo hay, sentimiento.

Y llega la pregunta
¿Por qué?

Desconocida estación
por el momento.

Ay, exclamación
se dispersan los verbos.

Cuando se caen,
del renglón.

04/04/2019

Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Pensando

A ti pensamiento claro
a ti, te espero
en la ciudad o en el campo
a ti, luz de mis adentros
con mi iri desespero.

Con la superficie de mi llanto
entre laderas
a ti, que no retiras
mi espanto
y hacer de mi pensar
mi luz en la retina.

Te busco pensamiento
a ti y al mundo
en retrato
de mi existencia
soy un trotamundos.

Con los versos, mi belleza
para ti luz, que yo quisiera
estar agarrado
a cuanto de ti tuviera
en tu sembrado.

Espacio, pensamiento
oír las risas
de acercamiento
a tu vera,
a ti, pensamiento
para crear vida.

14/02/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Un frío invierno

Enero, me trae frio
mi pensamiento se hiela
y veo mi lindo rio
por la tarde-noche, como se acuesta.

Cirios como velas encendidas
resplandecen en el agua fresca
luciérnagas en mi rio,
en su ribera
cuando la luna despierta.

Esperando las estrellas,
su cantinela
su andadura,
entre zarzales e higueras.

Mi mente es un retablo
cuando se hiela
y no descansa,
a pesar del miserere.

Enero, me trae frio
y yo esperando
la manta que me traiga
ese calor soñado.

31/01/2019

Autor: Eufrasio Navarro Fernández


Silbido

¡Qué fácil resulta acordarse, que fácil!
¡Cuántos sueños en el paraíso de la vida!
Con la luz que nos ilumina del sol tan ágil.

A veces sentimos el dominio
de tanta materia prima
con acelerones de vértigo con buena rima
entre lo natural y el precipicio.

Mejor hacer un receso
por tanta turbulencia que nos domina
con la intención de prolongar tal progreso
olvidándonos de vivir la vida, tranquila.

¡Qué fácil resulta acordarse, que fácil!
Con la memoria activa..,
cuando viene el descredito en tal infinita
el pensamiento se vuelve, olvidadizo.

Ya nada se entiende, se olvida
el nombre de las cosas vividas
y el tiempo, quizás quedo, en la retina.

El Alzheimer se ha sentado a esperar
ese rayo de luz que descubriera
la mejor corriente y acabar con el silbido de la muerte.

17/01/2019
Autor: Eufrasio Navarro Fernández