Las poesías del café – Temporada 2016

22 de Diciembre de 2016

Los rezos sin sentido

Galopan los recuerdos en el desierto de la mente,
sin ver nada, tapados por el olvido
de una vida sin haber pensado en la suerte
al galopar por el secano camino,
con las piedras afiladas de un sentir
y el dolor de la desesperación incipiente.

De no ver el sol escondido,
detrás de un manojo de hierbas tumbadas
por la acción del viento en manadas
igual, que cuando se va la menoría,
la vida se vuelve plana, entre ansias
al no ver el perdón de tantos rezos
por la fe mostrada, en las iglesias,
con lecturas de cuentos.

Y nos empeñamos en soñar despiertos,
por la legítima esperanza
de que la sangre no sea enturbiada
por el despropósito, de la ignorancia
al saber, del ningún puerto donde llegue
las aguas benditas en abundancia
y es, el ocaso con su jaca galopando
hacia un mundo nuevo que va,
de pausa en pausa, con la muerte.

Ausencia de memoria en los recuerdos
¡O no sabemos interpretar las miradas,
quienes observamos las vistas desperdigadas
o el sentir del tacto, con nuestros dedos!
Cabizbajos están los sentimientos
por el galopar de la negra verdad, sin remedio.

01 de Diciembre de 2016

Desde el balcón de la vida

Lágrimas, desolación, angustias
¡Qué situaciones más cotidianas!
Hoy he vuelto a ver cuánto vale una vida humana
para los gobernantes con mentes planas.

He visto desahuciar a gente sin recursos
y parte de nuestros políticos, les he oído decir
que esto forma parte del sistema,
que la solución está en curso mientras,
familias con esta solución están inmersas
en las peores consecuencias
y cuando les llegan la enfermedad de Alzheimer
entonces, son desahuciadas también de la vida
porque el dinero no les aflora y todo son penurias
por los pocos recursos estatales, que no les llegan
o simplemente se les niega.

La solución en curso, se convierte en sus tumbas
desolación, pobre pueblo, sin trabajo y con miedo
para familiares, que piensan en el estado de su cuerpo,
porque al enfermo, se le olvido la memoria
y no se acuerda, del valor del dinero, ni su oratoria.

¿Quién me prestará un pensamiento
desde Andalucía con su riqueza?
Creo sinceramente, que las promesas están en quiebra,
veo al campo pudrirse y a las ciudades que se envenenan
con raros oficios de charlatanes sin conciencia.

Cuidador, cuidadora, ya dejaste de pintarte o asearte
solo vives, pendiente de una sonrisa para animarte
aunque el dolor vino, más bien por el desahucio,
que te infringió la indecencia
de aquella promesa, que nunca llego para el Alzheimer.

18 de Noviembre de 2016

La vida vista desde la desnudez de la memoria

Antes de dejar este mundo
suenan ecos con sonidos pardos
para cazar la memoria, antes de llegar al cielo
y un ángel negro contesta -ahora no toca-
mientras vuelan los pensamientos
como el pescador pesca, en la modalidad de arrastre.

Se funde la mirada con el firmamento
y eleva en porciones pequeñas los sentimientos
contestando al ángel negro de su arrogancia
por no querer, que forme parte de la tierra.

El cuerpo es, abono para seguir el ciclo
de la vida y la muerte,
mientras empujan las olas del tiempo
con sonidos pardos, que son inertes
cuando.., la mente se desnuda para morir en vida.

Es el tiempo que no vuelve y aparece la locura,
o quizás la oscura enfermedad por el cansancio
sin haberla puesta en nuestro diario;
tal vez se nos olvido firmar, en el libro de visita
y tenemos que secar nuestras caricias
como las hojas de los árboles en otoño.

Y en el compás de cruzar lo real a lo irreal
vamos secando nuestros troncos
para cuando llegue el momento,
solo se pueda poner en la piedra vertical
“Ya se acabó lo viejo”
“Ya me convertí en abono”
y entonces,
sonará en los confines de los recuerdos
música de todos los tiempos de corte celestial
y armonizar la vida de los queden,
pero según el ángel negro, debemos de apilar
el follaje aún no recogido
para que unidos, se pueda quemar.

03 de Noviembre de 2016

Un tren sin retorno

Atrapados quedaron los recuerdos
en una estación aislada con vagones de madera
reposados en una vía muerta,
bajo el calor y el frio del nuevo tiempo
tratando de encontrar nuevas siluetas
y, sonidos para el pensamiento.

Un silbido anuncia su marcha,
la máquina de vapor con sabor romántico,
con resbalones en el acero y su escarcha
con raíles, para un nuevo tiempo fantástico
al viajar, por valles, desiertos y montañas.

El equipaje es ligero solo, se lleva su mirada
para contemplar, el equinoccio del tiempo,
que como en una noria, se levanta del suelo
y busca las finas nubes, que acaricien su cara.

Que al cruzar el bosque, la lluvia apareciera
para lavar heridas y su nueva alma omnipotente,
no es la vejez, es el desasosiego de un presente
ubicado en un vagón de madera sin que quisiera,
inapelable su destino, dejando atrás el pasado
en este tren, con los recuerdos atrapados.

20 de Octubre de 2016

¡Si la memoria me deja!

Le pediría a la vida
un poco más de tiempo,
un gesto con mis recuerdos
para los que en mí habitan.

Solo pediría eso.

Acariciar con mis manos
un poquito más el cuerpo,
de mi compañero o compañera,
que el tacto refleje en mis dedos
las caricias de otros tiempos.

Solo pediría eso.

Pronunciar el nombre correcto
aún, del que junto a mí
dimos vida.

Solo pediría so.

¡Si viene el señor Alzheimer!
Regalarle mi poesía
y entonces el que observa
aprenderá lo que es…,alegría.

Solo pediría eso.

La paz del poco tiempo,
que hay al final del día;
pero seguiré amando
en mi extraño recuerdo.

Solo pediría eso.

Acordaros de mi poesía,
yo me despido…,con el hasta siempre.

06 de Octubre de 2016

Reflejo de la nada

Una piedra a orilla del mar
juega con las espumas, en solitario.

Como humanos ve al contemplar
su arena con la mente su calvario.

Vuela en sueños de costumbres
para no ver nada es, un estrafalario.

Pobre gente amantes de la nada
inmersos en nuevos aularios.

Las piedras suenan, con el empuje
de la mar, día tras día en solitarios.

Rocosas costas privilegio anormal
con los gastados escapularios.

Parecen gaviotas fugaces sin ruidos,
que vuelan en la mar y distraían.

El fundamento de la nada,
solo hay melancolía en agresiva.

Por ello, el mundo puede ser visto
como la piedra en la playa solitaria.

Empañada por el frio de la noche
esperando al sol del medio día.

22 de Septiembre de 2016

El recuerdo, un sueño

Llevo la vida en el recuerdo
Escribo mis alegrías en miles de páginas
Y pongo cine a los sueños
Con imágenes, en tupidas animas
Al vivir con los recuerdos y crear,
Mundos de paraísos contados con los dedos
Más no sé, que es la vida ¿Será pensar?
¿O es el recreo de los mejores afectos?
Inexorable es el silencio
En las sombras de la ausencia…,
Quiero con vosotros y vosotras celebrar
El maravilloso sentido del poder gritar,
La onomástica de nuestros encuentros
En un nuevo espacio, paseando en el olvido
¡Cuántas luchas sin sentido!
Las que nos hizo recorrer, aquellos caminos.
Ahora, tenemos un nuevo lugar
Con la luz de lo desconocido
Donde, ¡los besos son tan singulares!
Que ese espacio crea, un nuevo sentido…,
Escucharme, os hablo en esta fecha
Es, veintiuno de septiembre
Es nuestro cine en pantalla nueva
Para proyectar los recuerdos de siempre.
Y aunque sumidos en el Alzheimer
Alimentamos pequeños deseos, de este presente
Porque el tiempo es otro
Y solo me cabe deslizar, los sentimientos
En vuestra existencia, que ya es, una prolongada caricia
Con miles manos en vuestra cálida piel
Y sentir el brillo de la luz desde lo más fiel
Al nuevo lenguaje, la de nuestra nueva vida.
Ya veis, confluimos en los miles recuerdos
Cuando el tiempo cambia de sentido
Y este, se llama -Alzheimer- pero yo os pido,
Que sigas sonriendo, en el híper de los sueños.

22 de Junio de 2016

El recuerdo, un sueño

Llevo la vida en el recuerdo

Escribo mis alegrías en miles de páginas

Y pongo cine a los sueños

Con imágenes, en tupidas ánimas

Al vivir con los recuerdos y crear,

Mundos de paraísos contados con los dedos

Más no sé, que es la vida ¿Será pensar?

¿O es el recreo de los mejores afectos?

 

Inexorable es el silencio

En las sombras de la ausencia..,

Quiero con vosotros y vosotras celebrar

El maravilloso sentido del poder gritar,

La onomástica de nuestros encuentros

En un nuevo espacio, paseando en el olvido

¡Cuántas luchas sin sentido!

Las que nos hizo recorrer, aquellos caminos.

 

Ahora, tenemos un nuevo lugar

Con la luz de lo desconocido

Donde, ¡los besos son tan singulares!

Que ese espacio crea, un nuevo sentido..,

Escucharme, os hablo en esta fecha

Es, veintiuno de Septiembre

Es nuestro cine en pantalla nueva

Para proyectar los recuerdos de siempre.

 

Y aunque sumidos en el Alzheimer

Alimentamos pequeños deseos, de este presente

Porque el tiempo es otro

Y solo me cabe deslizar, los sentimientos

En vuestra existencia, que ya es, una prolongada caricia

Con miles manos en vuestra cálida piel

Y sentir el brillo de la luz desde lo más fiel

Al nuevo lenguaje, la de nuestra nueva vida.

 

Ya veis, confluimos en los miles recuerdos

Cuando el tiempo cambia de sentido

Y este, se llama -Alzheimer- pero yo os pido,

Que sigas sonriendo, en el híper de los sueños.

09 de Junio de 2016

Mujer vestida de negro

Un recuerdo vestido de negro,

la piel no se le ve

la cubre los velos por los lutos

de los tiempos.

Es una mujer

marcada por las intolerancias

por la hipocresía del poder

amen, en las ignorancias.

Esclava, amante en exposición

si es guapa.

¡Qué gran señor!

Orgulloso de la prole que arrastra,

pero ella va, vestida de negro

siempre detrás.

El recuerdo, con el tiempo amargo

por saber de donde vengo…

De tí mujer.

Cuánto ha pasado

para que tu pelo quede suelto,

para que el color te enseñe

a caminar hasta por los lagos,

de esa marea de humanos

que te trató como la noche,

siempre oscura, de negro pardo.

Un recuerdo, ahora añoranza

que con el paso de los años,

aparece en mí. Un te quiero.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

26 de Mayo de 2016

Llegó la hora

Llevo la vida en el recuerdo

Escribo mis alegrías en miles de páginas

Y pongo cine a los sueños

Con imágenes, en tupidas ánimas

Al vivir con los recuerdos y crear,

Mundos de paraísos contados con los dedos

Más no sé, que es la vida ¿Será pensar?

¿O es el recreo de los mejores afectos?

Inexorable es el silencio

En las sombras de la ausencia,

Quiero con vosotros y vosotras celebrar

El maravilloso

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

28 de Abril de 2016

Madre

Fíjate madre

hoy en el campo,

he visto mejor tu rostro,

tu rostro de madre,

que sin darte importancia

me has vuelto a vestir

con el fino hilo..,

de tu amor tan especial

y en tu boca, la palabra hijo.

Fíjate madre cual es,

el valor del tiempo

donde el reloj solo marca

tus sentimientos y,

el estar contigo

es contemplar un oasis

de almas blancas

pasando páginas

con tus recuerdos

ese es, mi mejor libro.

Hoy madre,

quiero ser testigo

de todo tu amor por mí

y que por un descuido,

se me olvidó besarte,

pero hoy, hoy,

quiero ser tu anhelo

y tu mejor escaparate

para decirle al mundo,

al tiempo, a la creación,

que tu madre, para parirme

te multiplicaste.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

14 de Abril de 2016

La vista del avestruz

Se vislumbra desde una ladera

los lloros de un sentimiento

al fluir en afluente, lágrimas

corriendo entre la maleza.

La paz se ha quebrantado

por un pensar horrendo,

de la justicia bien marcada

sin atender el lamento.

Una espada,

con la empuñadura gastada

por el señor del mando,

que nunca vio…, el hambre

tapado por su manto.

Peregrinos movimientos,

con calzados de última moda

caminan en frondosas olas

entre chaqué y buenos viento.

Pero la ladera se asoma

a la llegada del invierno,

que con sus lluvias se prestan

a convertir la paz, en un infierno.

Son sentimientos

no son, colgadas esperanzas

es, el no saber de nada

en un mundo de hambrientos.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

31 de Marzo de 2016

En busca de los recuerdos

El tiempo me ha hecho bohemio

tan insignificante,

que me remonto a los deseos

cuando creía ser alguien.

Sentado en la orilla de mi río

invito, a que vengan a visitarme

los recuerdos.

¡Qué paz!

La que se oye con el silencio,

me traslada a la jungla de los sueños

y allí veo, mi juventud en busca

de alegrías con los años llenos

de juventud y esperanza.

¡La bohemia!

Es, el espíritu de las letras

para componer mis versos

sentado en la orillita de mi río.

Sumido con el transcurrir del agua

me quedo inmerso, con el placer de pensar

en la libertad extrema.

Y es mi deseo…, se materialice

lo que, en los sueños recuerdo.

Mientras tanto pienso

en aquel amor primerizo, aquel…,

que hizo temblar mis piernas

cuando a este amor di, el primer beso.

¿Estaré durmiendo?

Si es así, por favor no me despierten.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

10 de Marzo de 2016

Mi padre en mi recuerdo

Siempre te veo aún estando dormido

los sueños me traen la paz con el pensamiento

y establece, la conexión entre la vida y la muerte

para intentar llegar, hasta donde tu estés,

con tu punto y seguido.

Mi padre, se fue navegando por el universo

y no hay un solo día, que no destelle su rayo

para que yo lo vea, a pesar de estar dormido

pero, con la mente abierta mirando al infinito.

Son los recuerdos, tu presencia

desde aquel día, que te arrebato la muerte

te escucho, conversamos desde el silencio

y me confías la vida y yo, te sigo queriendo.

Mi padre, se fue quebrando al tiempo

con las arrugadas melodías de los llantos,

¿Cómo pudiste hacerme eso,

sin saber que te ibas

desde la negra estación perdida?

Sabes, que aunque me duerma veo,

la claridad de tu imagen, eres mi vida

y siento tu creación viendo tu bendita prole,

que son, aires de fantasía en tu universo.

No sé si los veras, están aquí abajo

son tus nietas, son tus nietos,

la proyección de tu alma

para agrandar tus recuerdos…,

desde donde estés, si estás

por favor…, sigue navegando

siempre en mis sueños.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

25 de Febrero de 2016

El alma del sueño

Me he atrevido a soñar contigo

sentados en el balcón del tiempo

mientras leíamos unos versos

en busca del mejor destino.

Hemos visto pasar palomas

por el cielo claro, inmenso

hemos imaginado un trigal

en la lejanía de las lomas.

Me he atrevido a soñar contigo

porque el vivir, es un sueño

cuando miramos en la noche

el más allá con sus nebulosas.

¡Qué prestigioso es el arte de amar!

Cuando el pensamiento es capaz

de dibujar el amor en versos

y llegar a plasmar lo esencial…,

poder dar un beso.

Me he atrevido a soñar contigo

a ver la vida con otra dimensión

a ver la fuerza de la naturaleza

la que nos creó.

Y sentados en el balcón

hacemos juegos con el espacio,

nos reímos de la nada

porque nada hay en el atrio.

Me he atrevido a soñar contigo

mirándonos frente a frente

con el lenguaje de las miradas

sin que ninguno estemos ausente.

En este largo presente,

que no es ni más feo ni más bonito

solo es, diferente.

Me he atrevido a soñar contigo.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

28 de Enero de 2016

Caminando con versos

Tengo un cuento para ti

se llama delirio,

en la cabecera de tu cama

abro sus páginas

y en ese momento

ahuyentamos al olvido

más allá de las montañas.

Ahora,

deja los recuerdos dormidos

leamos el cuento juntos

demos vida a los versos

con el amor y unos besos.

Imaginemos un camino

querido pensamiento

imaginemos unas nubes

cubriendo el cielo.

Deseo estar contigo

ver tus nuevos senderos,

deseo caminar junto a ti

y que me cuents tus secretos.

No te duermas aún

tus palabras son, tus miradas

miradas de miel y cera

al acercar mis labios, a tu cara.

Dejemos a la noche tu magia,

dejemos al día tu luz,

paseemos sin temor

por nuestro campo de batalla,

ya te has uedado dormido

querido camastrón.

Autor: Eufrasio Navarro Fernández

14 de Enero de 2016

BURBUJAS

Vivo la vida y destierro la muerte

en el recreo del tiempo.

Las manillas del reloj no se detienen

siguen y siguen dando vueltas.

Qué más da, la vida se sumerge

en el mar de lo estupendo.

Se para con la muerte

las burbujas son, aparentes.

La vida me mira, necesito vivir

para entender lo que sucede.

Y observar el mar de lágrimas

de las cabezas grandilocuentes.

Al ingerir la oscuridad de la muerte

con burbujas o sin ellas, será la nada.

Se apagará la luz, con nombre extraña

¡Para qué mencionarla!

Autor: Eufrasio Navarro Fernández