Las poesías del café – Temporada 2015

Al caer la tarde

Cuando decaiga la tarde.
Soñaré en la penumbra
con todo lo que ocurre,
bueno o malo en la parte
de la vida errante.
A veces,
la vida se convierte en cobarde
con desasosiego y angustias
sin un futuro para abrigarte.
¿Cuál sería el camino a seguir?
¡Quizás la luz! Al sol le pediría,
si en su rumbo hallara
lo que aquí abajo faltara
¡Cuánto, yo no daría!
Cuando decaiga la tarde.
Escribiré mil poesías
y encontrar en el arte
la paz, el sosiego
y las fantasías
con mis maneras sencillas,
de la escribanía.
Cuando decaiga la tarde.
Con la oscuridad extendida,
quiero hablar de esperanzas
porque no sé, si veré el día.
Es por ello, que en la noche busco
sus alabanzas
y la luz, que vendrá con el día.


12-12-2015


Ahora nos toca

Mire usted señor Alzheimer,
esta tarde al ver el atardecer
he comprendido,
que a los que usted visita,
han vencido
le han dado la cara conmigo
porque soy
el amanecer que los alumbra
día tras día
Usted solo acecha sin saber
cuándo será el día,
yo disfruto de su concierto
de sus gestos, de sus risas
yo, soy la vida.
Siempre se mueve usted en el ocaso
yo sin embargo, camino con ellos
siempre, con mi sonrisa
anidando sueños en su estado.
¡Si usted trae atardecer!
Mis versos adornan sus sentidos
para emprender la noche
con música guiada en melodía
en la sonata del amor
de su estado reconvertido.
Ahora no toca,
déjenos platear la noche
con sus estrellas diseñadas,
que se clavan en la pupila
de nuestros ojos
y sentir el amor con la frescura,
el de antes con el de ahora
Por favor, váyase señor Alzheimer,
que es tarde y no le toca.


12/11/2015


Acostumbrado a quererte

Esta mañana he abierto la ventana
Mientras te contemplo acostada
¡Cuidado! He advertido al viento,
que no remoline tus sueños
al ver, que estas enamorada.
Todo se ensancha
cuando estoy contigo,
quiero ser el que rescata
tu amor dormido
y darte, mil besos en rama
cuando despiertes bella dama.
Mi amor por ti es, puro sentimiento
que fluye muy dentro del alma
para decirte con el silencio
cuantas palabras mágicas
adornadas con un te quiero


15/10/2015


¡Si la memoria me deja!

Le pediría a la vida
un poco más de tiempo,
un gesto con mis recuerdos
para los que en mi habitan.
Solo pediría eso.
Acariciar con mis manos
un poquito más el cuerpo,
de mi compañero o compañera,
que el tacto refleje en mis dedos
las caricias de otros tiempos.
Solo pediría eso.
Pronunciar el nombre correcto
aún, del que junto a mí
dimos vida.
Solo pediría eso.
¡Si viene el señor Alzheimer!
Regalarle mi poesía
y entonces el que observa
aprenderá lo que es…, alegría.
Solo pediría eso.
La paz del poco tiempo,
que hay al final del día;
pero seguiré amando
en mi extraño recuerdo.
Solo pediría eso.
Acordaros de mi poesía,
yo me despido…, con el hasta siempre.


01/11/2015