Las poesías del café – Temporada 2010

HOY SE HA LEVANTADO


Hoy se ha levantado
y no sabe quién es
La luz que la iluminaba
acaba de desaparecer
y en estos momentos…
ya no tiene lucidez
Se han llevado sus recuerdos
sus sueños y sus ilusiones también
Y vive en su mundo
donde sólo busca…
las fantasías de su niñez
Ya no abraza a los suyos
por eso abrázale
Su mirada está ausente
por eso mírale
Y dile una y otra vez
lo mucho que la quieres
y que no la quieres perder
No la dejes sola ni un momento
y enséñale de nuevo a querer
como ella te enseñó
a tí alguna vez
Acurrúcala en tus brazos
y abrázala después
“Y dile que la quieres”
Una y otra vez


16/12/2010


BITÁCORA DEL OLVIDO


Hoy es jueves dieciocho,
Mirada de hombres
y recuerdos de voces…
Mañana tal vez no cuente,
es probable que dude de ser paciente
¿Lloro por sueños, o sueño por llantos?…
No recuerdo lo de ayer pero si lo de hace tanto…
Pienso, pienso y trato de recordar
¿lleva papas?, ¿tiene harina? ¿cuánto lo debo cocinar?,
¿es azul?, ¿es amarillo? ¿qué número va primero?
Y él, ¿es mi amigo o es sólo el cartero?
¿Es eso el llanto de un bebé o el sonido de una cesta al caer?
¿Por qué no recuerdo las diferencias?…
¿Hace cuánto ocurrió el suceso? ¿un mes? ¿poco tiempo?
¿Y por qué no recuerdo lo que vi en aquel velero?
¿Qué era eso?, ¿Por qué ni tus ojos recuerdo?
…Que agobiante este vacío
El de vivir sin recordar el camino
y el de no poder recordar cúal es el calor y cuál es el frío…
Pero, ¿cómo caminar sin ningún camino?,
¿Por qué pisar aquel destino?
¿Y por qué ya no siento tu haber escrito?
Dolor… angustia… miedo… vacío…
Terribles sentimientos que me hacen correr hacia la vista de ojos caídos…
Pero, ¿por qué quiero recordar lo que para mí no tiene sentido?..
Pensar que me pierdo en mi propio motivo,
y que todos los recuerdos se quedan en el olvido…
…Nunca te rías de quien olvidó su guía
Ayúdale y recuérdale como vivir la vida
No te dejes llevar por la ira
Y no lo dejes olvidar la alegría…


Autora: Valeria Provenzano L.
18/11/2010


ALZHEIMER


Antes de que te fueras grabé a escondidas tu risa
para que en horas muertas, me adelantara el reloj
Antes de tu partida hacia esa nada infinita
copié tu cuerpo desnudo en mi lado del colchón
Y de lunes a domingo en las horas de visita
miro, buscando sin verte, donde supongo que estás,
amarrándote a mi mano voy viviendo esta agonía
de saber que ya te has ido. Y no te vas…
Cuando vuelvo a nuestra casa, busco el eco de tus pasos
y esos ruidos que me hacían renegar
tu programa preferido, esas risas y tus cantos
Y el silencio no me deja respirar
Ya no marco el calendario, no hay futuro para mí,
mi presente está en tus manos y no sabes que está ahí
Y disculpa, si mañana no me acerco,
si mi rosa no acompaña a tu jarrón,
sin ti, vida, yo hace tiempo que estoy muerto
Cómo veo que no vuelves,
esta noche , decidí, que ya voy yo


Autor: Miércoles
04/11/2010


A MI MADRE, ENFERMA DE ALZHEIMER


La belleza, la inteligencia,
sometidas, sumergidas,
en lagunas oscuras
sin posibilidad de un mañana
Sus ojos
en otro tiempo
resplandecientes de luz,
fueron interrogantes silentes
del día a día, ausentes
Su voz
acariciante melodía
que aconsejaba y guiaba,
fue acallada atrozmente
en laberinto sin salida
presagio del amargo final
Sus manos suaves
cálidas como la seda,
se transformaron en palomas abatidas
sin posibilidad de volar
Su sonrisa
¡Dios… su sonrisa!
Acogedora y amante,
despejando dudas y malos humores,
se rompió en mil pedazos
al no poder soñar.


Autor: Isabel Miralles
21/10/2010


TENGO ALZHEIMER


Si me ves y te das cuenta que no veo,
mírame
Si me ves y te das cuenta que no oigo,
háblame
Si me ves y te das cuenta que tartamudeo,
escúchame
Si me ves y te das cuenta que no te puedo tocar,
tócame
Si me ves y te das cuenta que me cuesta moverme,
muéveme
Si me ves y te das cuenta de que he caído,
levántame
Si me ves y te das cuenta de que tirito,
abrázame
Si me ves y te das cuenta de que lloro,
déjame llorar
Pero no dejes nunca de mirarme, de hablarme, escucharme, de tocarme, de moverme, de levantarme, de abrazarme.
Y por encima de todo:
No dejes nunca de quererme.


Autor: Aleix Freixas Torras
23/09/2010


SIENTO QUE NO RECUERDES MI CARA


Siento que no recuerdes mi cara
Siento que no sonrías como antes
Siento que tus días a veces sean sombríos
Siento que algunas noches tengas miedo
a pesar de que te coja de la mano
Siento que me mires y no me veas
Me duele que poco a poco dejes de ser quien fuiste
Me duele que olvides lo que un día aprendiste y me enseñaste
Me duele solo poder hacerte compañía
Y aun así que te sientas a solas
Lucho cada día por ti, por mí
Lucho ante la impotencia de no admitir que poco a poco te vas
Lucho porque comas, que lleves el pelo como siempre te gusto
Lucho porque no dejes de ser tú misma
Lucho por no perderte tan deprisa
Perdóname si muchas veces te riño con o sin motivo
Perdóname si olvido que tú olvidaste que hoy es mi día
Perdóname si te fuerzo más de lo que debo
Perdóname si te pido que me mires
Perdóname si te pido que me oigas
Perdóname si te pido que me llames por mi nombre
Gracias por darme la vida, por amamantarme
Gracias por cuidarme cuando me subía la fiebre y lloraba sin parar o sin motivo…
Gracias por llevarme de paseo, por acompañarme el primer día al cole
Gracias por decirte mil veces no a ti misma en pos de mí
Gracias por curarme las heridas,
gracias por tus cálidos y fuertes abrazos y besos
Te agradezco que a pesar de todo lo que hayamos sufrido y nos queda por sufrir
Yo haya aprendido a cerrar mis ojos y mirarme por dentro, a reflexionar, a contener las prisas, a caminar despacio junto a ti en tus paseos,…..
Gracias


01/07/2010


EN LA TRAMPA DEL RECUERDO


En un lugar en la trampa del recuerdo
se olvidaron de los despertadores,
de las nueve a seis, de la rutina,
del andar con la sombra en los talones
por el metro entre muertos con corbata,
como un réquiem de marchas militares
Se olvidaron de los plazos, de las letras,
de los bancos, los créditos, el lastre
la luz, el gas, el agua, las maletas,
el petróleo, los coches, los aviones,
las banderas, los muros , las prisiones,
los números, las cuadriculas, los renglones
Perdieron por el camino los ayeres,
las heridas, las mentiras, los ladrones,
los dolores de cabeza, los temblores,
los callejones sin salida, los tizones,
los funerales a las doce de la noche,
las resacas, los portazos, los adioses.


Autor: Pometeo (Mundopoesia)
03/06/2010


POEMA PARA MI ALZHEIMER


La ventaja que la historia pase
sin movernos un mililitro
es que a nosotros nos cambia
lo que mira de regreso
a lo lejos mujeres imposibles
dicen adiós
mucha es la tragedia que la cuento siempre
los seniles somos perros
alegres de palmas y galletas
aullando sin luna o cuando hay
yo escuché buscarte entre mis cosas
algo para convencerme de mi tiempo
que mis manos ajadas son piel y no caminos
donde pasan personas no caricaturas
algunas y todas mías
voy a reir solo
igual que llorar o mearme
posiblemente olvide los alimentos y libros
o que alguna vez me pobló una selva
especie de carne y animales verdes
todo confundido
para no verme oxidado y llantas pinchadas
inasible en ese berrinche
que no entiendo de estar vivo
para qué
¿Tánto habré lastimado a Dios
que no me deja en silencio?


Autor: Juan Pablo Dardón
20/05/2010


¿POEMA PARA COMPARTIR, ALZHEIMER?


No descansa la memoria
en cálidas sábanas de lino,
solo se nutre de los espasmo
que la felicidad y el dolor
le han dejando cosidos
Luego viene el olvido
vestido de pelos blancos
y va limpiando del recuedo
todo lo que representamos
y todo rastro de lo que fuimos
Quién soy yo!.,
quiénes mis amigos!.,
si ya no recuerdo quien soy
ni reconozco a mis hijos,
Soy la nada en el mundo de los vivos


15/04/2010


SENTADO SOBRE EL VIENTO


Sentado sobre el viento,
como una colina de vacío
latiendo ante mis ojos,
siento la vida
Algunas veces,
sobre la niebla florecen
dos palabras sin fruto,
dos palabras con sabor
a la miel de tu mirada
ya perdida
Sentado sobre el viento,
atrapando los recuerdos fríos,
que se pierden entre los dedos
como arena de luz
Rebuscando los jirones de mi historia,
los libros de códigos invisibles
con los que conquisté
el silencio de mi niñez
Una lluvia helada
de nombres inútiles,
de bocas apagadas
como volcanes invertidos,
que me arrastra a la indiferencia,
me sumerge cada amanecer
Sentado sobre el viento
miro mis manos ajenas,
mis pies de otro
caminando a un quimérico retorno
Miro mis llaves inservibles
que golpean sueños cerrados,
ventanas a la noche ambigua
En este naufragio impredecible:
tu caricia de azul,
amante y verdadera;
tu sonrisa tenaz
a pesar de las olas;
ese beso de seda
y agua dulce,
cálido como el vino rosado;
tu carne en salsa con setas
o el pastel de cabracho,
que no olvido:
son el ancla febril
que me mantiene,
aunque siga
sentado sobre el viento.


Autor: XL FERREIRO
28/01/2010