Las poesías del café – Temporada 2007

MAMA DORMIDA


Hoy para ti,
las caras no tienen nombre,
las preguntas quedan sin respuesta
El olvido ha invadido todo
Respondes con sonrisas
a los labios que te besan
Tu mirada se ha ido donde fueron los sueños
Duermes intentando traerlos
del lado donde no se regresa
Y junto a tí,
las rosas que él dejó,
solitarias,
se pierden en tu tristeza
Cuidarán tus sueños.
Duerme otra vez…
Duerme bella…


Autora: M. José González Martín
20/09/2007


CRUENTO OLVIDO


Ahora, que de mi pecho afloran
agoreras sensaciones por venir
Silenciosa…, yaces alma mía
en el balcón de mis memorias,
buscando desesperadamente
recordar tan sólo la sonrisa
de mi amante compañera
¡Pronto! Una lágrima ahoga
mi desconocida razón,
y frío temor asoma la vigilia
cuando en mi mente te pierdes querida
ahora que te amo sin medida
Mas la dolorosa realidad
de muerte hiere mi corazón
¡Cruento olvido! En mí vas germinando
volviendo ingrata mi razón,
no queriéndolo así, mi fiel corazón
Grito en silencio, lloro tu ausencia,
desgarro mis sentimientos;
y clemencia a la vida pido
porque te pierdo en mis recuerdos
Ahora que se mecen los recuerdos
tengo miedo a esta locura
Mas tu dulce voz…,
muy presta a mis lamentos,
tu nombre, al fin, a mi mente asoma
y llorando comprendí
que un instante yo te perdí
Busco cambiar lo irremediable
como guarecerme con las manos en un diluvio
Ahora que afloran agoreras
en mi pecho encontradas sensaciones
En la luz de tu mirada me voy perdiendo,
no permitas que mi mente se quede
sola…, muy sola sin tus recuerdos
En un recóndito rincón de mi mente
tembloroso a la vida imploro
que tus recuerdos, conmigo queden,
pues viendo mi dolorosa realidad
ya no le temo a la muerte
Sólo temo perderte en mi memoria
ahora que te amo sin medida
Ahora, que se mecen los recuerdos,
acorralado estoy por el olvido
que precoz corroe mi memoria
y despojándome va, mi preciado tesoro

Yo, no puedo perderte
mas…, deseo mi muerte
dulce amada mía.


Autor: Raúl Valero
15-03-2007


SENTIMIENTOS


Siento que no recuerdes mi cara.
Siento que no sonrías como antes
Siento que tus días a veces sean sombríos
Siento que algunas noches tengas miedo
a pesar de que te coja de la mano
Siento que no puedas contarle tus cuentos a tus nietos,
siento que no llegues a realizar aquel viaje que tanta ilusión te hacia,
siento que dejes el último libro a medias,
siento que me mires y no me veas
Me duele que poco a poco dejes de ser quien fuiste,
me duele que olvides lo que un día aprendiste y me enseñaste,
me duele solo poder hacerte compañía
Y aún así que te sientas a solas
Me duele no verte sonreír cuando me ves.
Me duelen tantas cosas que a veces me duele el alma
Lucho cada día por ti, por mí,
lucho ante la impotencia de no admitir que poco a poco te vas,
lucho porque comas, que lleves el pelo como siempre te gustó,
Lucho porque camines y leas, aunque sea aquellos cuentos que tú me leías cuando era niña
Lucho porque no dejes de ser tú misma,
Lucho por no perderte tan deprisa
Perdóname si muchas veces te riño con o sin motivo
Perdóname si olvido que tú olvidaste que hoy es mi día
Perdóname si te fuerzo más de lo que debo
Perdóname si te pido que me mires
Perdóname si te pido que me oigas
Perdóname si te pido que me llames por mi nombre,
ese nombre que tú me pusiste
Perdóname por mi egoísmo a no aceptar el destino, nuestro destino
Perdóname por tener que decidir por ti
Gracias por darme la vida, por amamantarme
Gracias por cuidarme cuando me subía la fiebre y lloraba sin parar o sin motivo…
Gracias por llevarme de paseo, por acompañarme el primer día al cole,
Gracias por recogerme y cruzarme para que saliese a jugar con los amigos,
Gracias por hacerme mi plato preferido, por salir temprano a comprar el pan tierno y ponerme el bocadillo
Gracias por tratar que nunca me faltase al menos lo imprescindible,
Gracias por decirte mil veces no a ti mima en pos de mí,
Gracias por curarme las heridas,
Gracias por tus cálidos y fuertes abrazos y besos
Recordaré tus miradas cómplices,
recordaré tu interés por encauzar mi futuro,
recordare la tibieza de tus manos,
recordaré las historias que me contabas,
recordare…que me llevas, que te llevo en mi corazón,

Me sentiré orgullosa de llevar tus apellidos,
me sentiré orgullosa de que por mis venas fluya la misma sangre,
me sentiré orgullosa por lo que fuiste, por lo que eres,
me sentiré orgullosa de ser parte de tí y pasaré el relevo
Te perdono tus insultos, tus rabietas, tus amenazas,
te perdono las noches en vela,
te perdono porque tú me enseñaste a perdonar
Me has enseñado mucho, todo
Me has enseñado a ser paciente, humilde, optimista,
me has enseñado el verdadero sentido de un nuevo día,
me has enseñado a no culpar a nadie, porque nadie tiene la culpa de lo que ocurre, nos ocurre…
Me has enseñado a respetar la vida y no tener miedo a la muerte,
me has enseñado a quererte no por lo que fuiste sino por lo que eres
Cada día es un día menos para ti,
para que dejes de sufrir
Cada día es un día menos para mí,
para decirte que te extrañaré, pero no te olvidaré,
estés donde estés, aquí,
o si tal vez ya no estás aquí,
quiero que sepas que aunque entre nosotros hubo enfados,
quedaron olvidados, solo recuerdo lo bueno
Lo demás quedó olvidado
Te quiero, aunque a veces no te lo llegase a decir
Te quiero, ahora, antes y siempre
Te agradezco que a pesar de todo lo que hayamos sufrido y nos queda por sufrir,
yo haya aprendido a cerrar mis ojos y mirarme por dentro, a reflexionar, a contener las prisas, a caminar despacio junto a tí en tus paseos,…


Autora: Isabel Azabache
01-03-2007


OLVIDO


!Mente mia! ¿qué te ha pasado?
Te pierdo
y en un túnel profundo me sumerjo
Mi alma entra en angustia,
lloro,
peleo,
pero…¿contra quién?
¡No te encuentro!
Este es un camino solitario,
no tiene retorno
mi mente y mi cuerpo
¿Dónde se han ido?
ya no las controlo
Sensaciones y sentimientos
solo viven en lo profundo, en lo más intenso
¡Qué angustia…!
¡Que dolor!
La mirada,
tu mirada me llega hasta lo más profundo
de mi cuerpo,
de mi piel.
de mis sentimientos
El olvido
me guía hacia el misterio del infinito interior
Olvidé mi nombre,
mis propósitos,
olvidé quien soy,
más no que siento
Un grito desgarrador no tiene inicio ni fin
nace de mis entrañas,
Un llanto incontrolable pide compasión
y ser comprendido
¿Dónde estoy?….Ya no me pertenezco
¿Quién se apoderó de mí?


Autora: Mabel Lipson
01/02/2007


ALZHEIMER


Un bloque de rayos fríos
ha enclaustrado tus ojos
en dos lagos blancos de silencio,
y las palabras se te han caído
por una pendiente sin memoria
Sólo persiste un vaho que aún empaña
espejos que no reflejan
Te miro, y busco en tus aguas quietas
la rosa decapitada de mi adolescencia
que destila un hilo de oro oscuro
coagulada sangre de los sueños
Busco en la niebla sin mediodía de tu cuello
la inclinación hasta el beso
que nunca descubrió mi rostro secreto
Busco en el coral pálido de tus labios
la corriente marina de mis años
con los ojos del amor abiertos como un ahogado.
Te miro, y busco en tus manos
de ala al borde del precipicio
el regazo de la brisa detenida
donde mi corazón hundió sus paisajes
No te miro y te veo
desligada imagen de ti misma,
lenta orilla de luz al otro lado
Atada a tu silla, en tu muda despedida
eres el llanto iluminado de mi existencia


Autor: Javier Lostale
18-01-2007