Las poesías del café – Temporada 2006

DUERME EN PAZ


En la tibia aurora
de un estío ya viejo
nació una joya nueva
que la vida fue puliendo
Cultivada en oro
y en diamantes bellos
perfilóse día tras día
y se convirtió en silencio,
silencio que abraza
paciente silencio,
silencio que calla
para no romperlo
y espera callada
hablar un momento
Su voz ya no habla
sus brazos son yertos,
su boca no dice,
sus labios dan besos
¡Ay de la joya de estío
que envuelta está en hielo
que al sueño eterno va,
mientras va durmiendo!
Vives en un sueño
que jamás soñaste,
sueñas en el sueño
de los que no duermen
Duérmete tranquilo
que velamos todos
Tus siete caricias,
tus siete veleros
Duérmete tranquilo
que aunque sople el viento
verás que forjamos
amarras de hierro
y si el hierro es puro
no podrán romperlo
Duérmete tranquilo
que todo está hecho
que velamos todos
y te vela Pedro
Todo lo olvidaste
o así lo creemos
pero no olvidaste
el amor más bello
Sabes que él te espera
dormido en su lecho
sabe que te tiene

y quiere así saberlo
¡Ay de la joya de estío
que envuelta está en hielo
que al sueño eterno va
mientras va durmiendo!


Autora: Enfermera del Hospital de Alarcos.- Ciudad Real (España)
14-12-2006


ALLÍ EN TU MEMORIA
Allí, en tu memoria, quedaron anclados
la luz y la gloria, los campos, los prados
El sueño despierto de la noche fría,
el sollozo triste de la luz del día
Allí, en tu memoria, querrás reservarme
un pequeño espacio, donde cobijarme
Tomarás mi mano, sentiré el abrazo
la fuerza que siempre me dieron tus brazos
Allí, en tu memoria, nuestra infancia queda
como una semilla que flores te diera
Tú fuiste el soporte, tú fuiste la cuna,
tu amor sigue siendo el sol y la luna
Allí, en tu memoria, lo desconocido
hará que tus venas no tengan latido
Llevarás el miedo prendido en el alma
Tan sólo mis besos te darán la calma
Allí, en tu memoria, no existen relojes;
Verano e invierno se fueron veloces
Osadía grande la de la cordura,
planeando siempre sobre la locura
Allí, en tu memoria, quedaron mis besos
mi risa, mi llanto, mi almacén de cuentos
Mi amor incansable a tus verdes ojos,
libres de amarguras, de penas y enojos
Allí, en tu memoria, ¿cómo yo podría?
llenar tus silencios de inmensa alegría
Romper la cadena que a veces tortura,
borrar de tus horas lo que hay de amargura
Allí, en tu memoria, si el hoy se hace hielo,
vestirán cipreses negros terciopelos
Llenarás espacios con tu gran sonrisa
Serás la más bella, sin sombras, sin prisa
Grabadas a fuego, escribiendo historia,
están mis raíces… ¡Allí…, en tu memoria!
Autora: Dra. Sánchez Sousa
30-11-2006


ENTRE TÚ Y YO


Cuando eras pequeño…
Intuía que tenías hambre y te daba de comer
para que no tropezaras, te llevaba de la mano y enseñé a caminar
Cuando algo te dolía…, te tomaba de la mano y abrazaba para aliviar tu dolor


Tú fuiste creciendo mientras yo empequeñecía


Ahora soy yo quien necesita que…


Me des alimento para sobrevivir
Me tomes de la mano para no tropezar
Me beses y acaricies para aliviar mi temor ante esta cruel enfermedad.


Solo te pido que RECUERDES…
LA MEMORIA LA HE PERDIDO YO


Ayúdame…, ¡por favor!

Autora: Mª Cristina Alba
16/11/2006


POESÍA A MI MADRE


Aún escucho, madre mía
tu voz pidiéndome un beso
Solo un beso me pedías,
solamente ansiabas eso
Y que consuelo tan gran
era el poderte besar,
acariciarte las manos
Tu débil cuerpo abrazar
Ahora ya no estás conmigo
pero siento una gran paz
Fuiste cuidada con mimo
Nada te llegó a faltar
Tú nunca pedías nada,
solo querías un beso
Con poco te conformabas,
solo un beso, solo eso
Y ese beso que en las noches
ponía yo en tus mejillas,
era como un bello broche
a un día de pesadilla
Días en los que sabía
que estaba cerca el final,
que de mi lado te irías
y que era inútil luchar.


Y a pesar de ello luché,
luché con todo mi ardor,
pero no pude vencer
Ganó la partida Dios
Ahora ya estás a su lado.
Se terminó tu penar
Tu alma ya se ha liberado
de ese cuerpo castigado
por tan larga enfermedad
Disfruta ahora de tu Gloria,
que nada enturbie tu paz,
sabes que en nuestra memoria
por siempre perdurarás
Y hasta allí te mando un beso
que tantas veces pedías.
Y no solamente un beso…
van trozos del alma mía

02/11/2006


DE UNA MADRE A UN HIJO

Hijo, ¡si yo pudiera expresarme!
¡Cuantas cosas te diría,
si encontrará las palabras para poder contigo comunicarme!
¿No te das cuenta que ya no soy la de antes,
que me falla la memoria
y que de lo que hago, ya no puedo acordarme?
No creas que soy caprichosa, egoísta…
y que lo que intento es incordiarte
Hijo, ten paciencia, no te enfades e intenta ayudarme.
Si me ves intranquila, trabajosa, testaruda…
Que no hago caso de nada, que voy a mi aire
Si ves que me pongo nerviosa, que no paro,
que lo mismo que me siento, voy enseguida a levantarme
Si me vuelvo mal hablada
y a veces ya no sé comportarme….
No te avergüences hijo, ten paciencia e intenta ayudarme
¿No comprendes que por mucho que tú insistas en que haga lo que dices, yo no logro enterarme?
No te ofusques, no te obstines, no te enfades; al contrario, habla conmigo aunque a veces no te entienda
y procura la memoria trabajarme
Sé que tienes familia, trabajo, miles de cosas, y que no puedes mucho tiempo dedicarme
Pero no te preocupes, hijo, me conformo con que dediques un ratito de tu tiempo
a estar conmigo, a atenderme, a abrazarme.
El lenguaje que yo ahora entiendo, hijo,
son los besos, las caricias….
Como cuando tú eras pequeñito
y por estar a tu lado tenía tantas veces
hijo, si yo pudiera expresarme!
¡Te diría tantas cosas…!
Pero ya no encuentro las palabras para poder contigo comunicarme
Sólo te pido que tengas paciencia, que no te enfades,
que dediques un ratito para poder abrazarme y que tengas en cuenta que hay personas que pueden y están deseando ayudarme.

19/10/2006


TE REGALO UNA ESTRELLA

Cuando la cosa se ponga fea
tómatelo con calma;
baja el ritmo, aguanta un poco,
que hasta la peor de las rachas
tiene un final.

No tires la toalla,
porque aunque muchas cosas no te gusten,
no podrás parar el mundo para bajarte,
pero sí puedes
luchar día a día para cambiarlo.

Cuando no sepas lo que está pasando
y no veas sentido a las cosas que te ocurren,
mira hacia las estrellas, a la más blanca, esa que tanto brilla,
y siéntete parte esencial del Universo,
respirando, viviendo, en pie,
porque ni el Universo
con toda su grandeza,
podrían intentar ser el mismo sin tí.

Habrá días que pienses
que no significas nada para nadie;
pero yo te aseguro
que eres lo más importante de nuestras vidas.
Y que tu vida ha sido
el mejor regalo inigualable.

Mira la noche tan hermosa…
escucha el silencio…
siente el amor que palpita…
En todos los seres que pueblan el planeta…

¡¡¡Aquí nada está acabado!!!

Y si alguna vez te fallan las fuerzas
sI alguna vez te quema la tristeza,
desde la inmensa soledad del alma…
Mira hacia el cielo
y escoge la estrella más bonita:
¡¡TE LA REGALO!!

29/06/2006
Autor: Brisa Marina